El móvil sirve para mucho más que para enviar mensajes de texto y compartir fotografías bochornosas; de hecho, se trata de uno de los mejores aliados para todo estudiante. Cada día aparecen nuevas aplicaciones o apps, muchas de ellas gratuitas, que sirven para dar un empujón extra a la productividad del estudiante, independientemente de la fase de los estudios en la que se encuentre.4

Un buen ejemplo sería Anydo, una aplicación para organizar tareas que permite ordenarlas por prioridad, para que no se te escape ni una oportunidad. En la misma línea se encuentra Studious. En ella, el usuario debe introducir las fechas más importantes de su calendario estudiantil (trabajos, exámenes, presentaciones orales…) y la aplicación se encargará de recordárselo con el tiempo adecuado para que no se pierda nada.

Otras aplicaciones se centran en ayudar a desarrollar trabajos concretos: diccionarios online de todo tipo, agregadores de citas bibliográficas, calculadoras y recursos matemáticos de todo tipo… una simple búsqueda en cualquier tienda o marketplace de apps aportará cientos de resultados útiles.

Pero, ¿y si el problema es el autocontrol? La solución se encuentra en SelfControl, una app que bloquea ciertas redes sociales y páginas web predefinidas durante un tiempo determinado. Creada para el estudiante más distraído, es especialmente útil si está a punto de acabar su licenciatura y necesita un último empujón para centrarse en lo que de verdad importa.

Y para aprender nuevas habilidades, nada mejor que un clásico: Duolingo te permite aprender un segundo – o tercero, o cuarto – idioma dedicándole apenas unos minutos al día, a través de pequeños juegos y actividades entretenidas. Es gratis, es fácil de usar, y le aporta un plus de productividad a tu día a día que no puedes dejar pasar.

No hay excusas que valgan: ponte las pilas y descarga ya apps en tu móvil que te ayuden a hacer mucho más que socializar.